martes, 17 de noviembre de 2015

La intención de nuestra voz es analizada por Cogito



Generalmente el lenguaje verbal como el corporal tienen la capacidad de revelar nuestras pretensiones e incluso, las palabras que seleccionamos conducen a determinadas connotaciones y en, conclusión, un imaginario que establece rasgos de nuestra formación y personalidad, la verdad es que el software enfocado en este tipo de análisis se halla, aún muy restringido salvo en algunos casos excepcionales.

En la situación de Cogito que, con su reciente estreno ronda la financiación (de 5,5 millones de dólares) y debido a la tecnología del MIT y la ayuda de la DARPA, ha generado uno que enseña las señales que provienen del inconsciente de la voz humana; un sistema que posiblemente mejorará y en el que han intervenido empresas del prestigio de Salesforce Ventures y Romulus Capital (asimismo con orígenes en el Instituto de Investigación de Massachusetts).

¿En qué consiste el software de Cogito?

Cogito ofrece a las compañías una análisis de la conducta y sensaciones de los clientes en tiempo real, por ejemplo, en el transcurso de una llamada telefónica; algo que les posibilita reaccionar de una forma u otra, utilizando unas específicas técnicas de marketing, revelándose más ambles o agresivos, y un extenso etcétera en el que es posible suponer y que, en conclusión, se enfoca en mejorar las comunicaciones entre los individuos.


“Nuestra misión principal es mejorar la calidad de vida de los millones de profesionales de la telefonía y de los miles de clientes a los que sirven”
, se dirige a su consejero delegado y fundador,  Joshua Feast.

Krishna Gupta, director ejecutivo de Romulus Capital, “blandas” se refiere a las métricas de la siguiente manera: “a diferencia de las duras como la duración de la llamada”, son muy difíciles de  cuantificar.

Por otro lado, Cogito no se restringe solamente a demostrar estos parámetros que pueden llegar a plasmarse mediante la voz, sino que asimismo incluye una guía de conducta que se activa de forma instantánea y que va suministrando instrucciones a su usuario de cómo reorientar la conversación, extenderla y semejantes.  

Otro aspecto que puede intimidar a los interlocutores, es la opción ante la que sus diseñadores se enseñan optimistas: “sin duda es genial para los consumidores porque estamos ayudando a mejorar su experiencia”.

0 comentarios:

Publicar un comentario