lunes, 10 de noviembre de 2014

La tecnología genera adicción al trabajo



Una investigación publicada en la revista 'Journal of Managerial Psychology' descubrió que estos avances generan que los profesionales estén las 24 horas conectados en cualquier momento y desde cualquier lugar.

"La tecnología es la gasolina de los adictos al trabajo". Juan Antonio Moriano, especialista en Psicología del Trabajo y profesor de Psicología Social de la UNED, es firme al aseverar que las nuevas tecnologías, que facilitan la posibilidad de estar conectados en cualquier instante y sitio, influye en que las personas con adicción al trabajo incrementen su dependencia. Su investigación, publicada por la revista 'Journal of Managerial Psychology’' expone que esta clase de profesionales alcanzan las 50 horas de trabajo semanal y completan su tiempo libre de actividades asociadas con él.

El tema de la adicción al trabajo se empezó a investigar en los años 70, circunstancia en la que se destino el término 'workaholic' -o 'trabajólico', que significa al traducirlo y que muchos especialistas en el campo lo estiman como un factor de riesgo para la salud y el bienestar psicosocial tan relevante al igual que el estrés. Estos individuos por lo general presentan un comportamiento obsesivo hacia el trabajo, lo que les produce dependencia y perjudica sus relaciones con la familia y amigos.


"El desarrollo de las nuevas tecnologías es un impulso hacia una mayor adicción al trabajo", indica Moriano, porque al contar con correo electrónico, teléfono móvil y tableta en casa genera que las personas permanezcan alertas las 24 horas, “por lo que no dejan de pensar en el trabajo ni los fines de semana ni en vacaciones”, explica el psicólogo. Los efectos son negativos tanto para el empleado como para la compañía debido a que este individuo descansa menos por lo que su capacidad y rendimiento productivo disminuye. "Estos adictos al trabajo terminan perdiendo la creatividad y su capacidad de innovar", asegura Moriano.

Interacción en whatsapp con el jefe

Por motivo a que la tecnología evoluciona cada vez más rápido sobre nuestra capacidad de control, el individuo no se siente capaz de definir unos límites evidentes para que la tecnología posea su respectivo espacio en el trabajo y un sitio distinto en el hogar. El especialista asegura que existen compañías en las que se diseñan grupos de 'Whatsapp en los que cuando el jefe escribe "todos tienen que estar conectados y dispuestos a arreglar el problema". Esto propicia una "poliadicción", es decir, que los  individuos culminen siendo adictos al trabajo por un lado y a las nuevas tecnologías por el otro.

Dentro de las soluciones que ofrece el especialista es que las compañías promuevan la flexibilidad horaria para el empleado y que "tomen conciencia de que tener a la persona conectada 24 horas al trabajo es contraproducente para ellas". Otra opción que debe emprender uno mismo es buscar otros espacios para desconectarse o evitar llevar el portátil al salir de vacaciones o el móvil a la playa.

0 comentarios:

Publicar un comentario