viernes, 17 de octubre de 2014

En el aprendizaje de la anatomía, la tecnología no supera al cadáver



Aunque existe una progresiva presencia del empleo de programas de simulación por computara para educar sobre anatomía en las facultades de medicina, los estudiantes adquieren mayores conocimientos por medio del empleo convencional de cadáveres humanos. Así lo asegura, el más reciente estudio publicado en la revista científica Anatomical Science Education.

Según Cary Roseth, especialista en psicología de la educación en la Universidad Estatal de Michigan y autor de la investigación, la práctica indica que las clases de anatomía con cadáveres deben permanecer en los estudios universitarios. "Nuestros hallazgos indican que la tecnología educativa puede mejorar la enseñanza de la anatomía, pero es poco probable que reemplace completamente a los cadáveres", declaró Roseth.

Una técnica costosa pero efectiva

En norteamerica, numerosas clases de anatomía aún utilizan los cadáveres, sin embargo en varias ocasiones las tecnologías digitales complementan la formación. No obstante, existe una creciente controversia con respecto a si los cadáveres son indispensables; por ejemplo algunas facultades de Australia o Inglaterra han renunciado a emplear cadáveres para el aprendizaje de la anatomía. La  controversia se ha vuelto cada vez más intensa en los recientes años debido a los progresivos costos que implica la enseñanza con cadáveres o en ocasiones, como sucedió hace poco en la Universidad Complutense, las dificultades que surgen de una mala gestión de los mismos.

El estudio de Roseth y su equipo se enfoca justamente en realizar una comparación en las dos clases de formación, de igual modo como las consecuencias en los estudiantes de los cursos con software de simulación o cadáveres. Los investigadores analizaron la capacidad de 233 alumnos de anatomía, distribuidos en 14 laboratorios, en el transcurso de un semestre. Por un lado un conjunto de personas se instruyó en anatomía con un cadáver y el otro grupo con un programa de simulación. Al finalizar los dos grupos fueron evaluados utilizando un cadáver.


Resultados en las calificaciones

Los grupos de estudiantes fueron analizados con relación a dos aspectos, el reconocimiento de las partes del cuerpo y la explicación de su funcionamiento.

En el reconocimiento, los alumnos que estudiaron con la anatomía de un cadáver consiguieron notas, en promedio, un 16 por ciento superiores a los que aprendieron mediante el programa de simulación.

En la argumentación funcional, los estudiantes que practicaron en un cadáver obtuvieron un 11 por ciento más. Según Roseth, este resultado fue especialmente inesperado, porque una de las ventajas del sistema multimedia es que puede enseñar cómo funcionan las partes del cuerpo, como el flujo sanguíneo en las arterias carótidas, una función que no es posible observar en un cadáver.

"Cuando se trata de un aprendizaje real, no de simulaciones, de la anatomía humana, las representaciones digitales, incluso con todas sus ventajas adicionales, no funcionan tan bien como tener un cadáver", concluyó Roseth.

0 comentarios:

Publicar un comentario